¿Leer en papel o digital?

Papel o libro electronico (ebook). No parece ser un gran dilema para muchas personas, sobre todo las que somos más tradicionalistas. Y es que leer en pantalla suele ser cansado, el brillo lástima nuestra vista a la larga y puede traducirse en un fuerte dolor de cabeza. Por esa razón odio los pdf y prefiero leer en un soporte físico. Sólo leo éste tipo de archivos cuando alguna amiga o amigo escritor quiere le de mi opinión. Aunque no parece ser una limitante para las nuevas generaciones que están creciendo con una pantalla en frente, ya sea de una tablet, celular o computadora, al menos mientras no les llegue una miopía temprana.

¿Tenemos opción ante el crecimiento de lectura en soportes digitales? La respuesta es sí. Hay medios amigables que ya tienen años en el mercado, pero que siguen siendo desconocidos para muchos lectores o no tomados en serio. Los “lectores de ebooks” o ereaders, tienen la ventaja de tener una pantalla de tinta electrónica que da la apariencia de un libro impreso, contando con características especiales, como el cambiar el tipo de letra, su tamaño, subrayar, marcadores y otras dependiendo el modelo.

No son una tablet, pues no tienen una pantalla luminosa, ni ves en colores, además que no son muy actos para navegar, a pesar de que se pueden conectar a Internet, esto para acceder a librerías virtuales de ebooks. Algunos modelos si cuentan con luz, sin embargo, está diseñada para no tener la agresividad ocular de un celular en la oscuridad, por ejemplo.

Por cuestiones ecológicas y reducción de costos, algún día el libro impreso reducirá su tiraje a un número destinado a coleccionistas. Los ebooks serán muy bien recibidos por las generaciones Milenials y Z, y los X que sobrevivamos tendremos que aceptar el hecho y adaptarnos.

En lo personal leo de ambas formas. Prefiero libros impresos, pero también tengo un lector Kindle, de Amazon, en el cual tengo cargados más de 100 libros, cuyos costes son más bajos que un libro impreso. Y no, esos libros electrónicos no tienen nada que ver con mis odiados pdf. Un archivo pdf no está diseñado para lectores electrónicos, pues su estructura no es modificable. Se puede convertir mediante un programa, lo cual no recomiendo, pues los párrafos se parten de tal manera que no sabes donde empiezan y donde terminan.

Los ebooks manejan extensiones de archivo especiales, como epub, mobi y azw, entre otras menos utilizadas, permitiendo con ello el ajustar sin problemas, tamaños y tipo de letras.

Otra ventaja, es que libros ya inexistentes en versión impresa, son relanzados en digital. Otros que siguen en circulación, dejan de ser impresos en otros idiomas, cosa que no pasa, si el ebook ya existe en nuestra lengua, incluso, algunas traducciones nos llegan primero en libro electrónico, que impreso, o si está en español, quizás en nuestro país no llegue en venta o su coste sea muy elevado por ser un producto de importacion. Así me pasó con el libro “La hija del comunista”, de Aroa Moreno (publicado en España); al no llegar aún a México, le compré en versión Kindle.

Decir “En mis tiempos las cosas eran así”, con una actitud negativa de queja,  es haber envejecido mentalmente. El presente es lo que vivimos, y hay que adaptarnos a las cosas buenas de éste o saber compaginar lo tradicional con lo actual. No podemos darnos el lujo de ser “analfabetas tecnológicos”.

Prueba lo nuevo, no tengas miedo. Quizás, no sea tan malo.

Conoce los ereaders Kindle de Amazon (recomiendo esta marca porque es la que yo tengo y  de la cual conozco las ventajas de su soporte técnico y virtual): Kindle

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s