Reseña #Libro: Manda fuego

El cuento donde describe un álbum. La mesa con mar. Su personaje Horacio Kustos. Catalina que no entiende lo que hace Julián. El junior narco que se fabrica un zombi literario. La mujer que te grita profecías y se aleja caminando para atrás. La niña que se perdió en un universo paralelo donde aún existe la URSS. El pastor que gritó AAAAAAAAAAAAAA y contagió a todos más allá de su templo…

Así, El señor perturbado que Manda fuego nos ofrece sus cuentos.

En Manda fuego, antología personal, Alberto Chimal nos adentra a sus pequeños universos y formas de presentar historias que pueden darnos varios giros de cabeza, no sólo por lo extraño que puede llegar a ser la literatura de la imaginación, sino por su forma peculiar de narrar, donde traspasa el tiempo narrativo para contar cosas que en el presente de sus cuentos aún no suceden, transportándonos a una forma de relatividad literaria en la que flotamos entre la historia, los personajes y nuestras percepciones.

Las narraciones llegan con un lenguaje sencillo y cotidiano. Lo que en primeras líneas puede parecer un cuento sobre una situación dentro de nuestros contextos diarios, toman una atmósfera que nos puede llevar desde el asombro, la incertidumbre o el terror, como en La mujer que camina para atrás, donde la situación de una oficinista y su pareja nos conduce a la presencia de esa señora.

Asimismo, en esta antología Alberto también nos inquieta con relatos de otro tipo, donde saltan perversiones, contadas desde el punto de vista de los personajes, haciéndonos sentir su cotidianeidad, su forma tan “natural” de ver esos hechos, como si hablaran de economía o cosas de oficina. Esa ausencia de asombro y repulsión en quienes narran, da esa verosimilitud al lector del cinismo de los personajes. Aunque en El señor de los perros la historia se construye desde lo descrito por los personajes, que no ven con agrado lo que hace el esposo de la protagonista.

En Manda fuego no hay cuento que sobre. Cada uno tiene su manera de deleitarte o impactarte. Es un libro para ir disfrutando no tan aprisa, para asimilar las reflexiones de cada historia o terminar de ubicarse en la realidad luego de cada viaje, porque estos cuentos son el boleto a imaginar los mundos de El señor perturbado Alberto Chimal. Por cierto, el último cuento es biográfico y así se llama: El señor perturbado. Pero en realidad Chimal es El señor de la gran imaginación.

Por cierto, recientemente salió el último libro de cuentos de Alberto Chimal, titulado “Manos de lumbre”.

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s