Un nuevo libro: La pieza que me faltaba

En el 2016 se publicó mi primer libro No era quien me dijeron ser. Finalizada la labor de edición entre el editor y yo descansé de la escritura unos días, hasta que en agosto, intentado dormir tuve un “epifanía”. Una historia que hace años me contaron tomó forma en mi mente y la empecé a moldear.

Me levanté luego de no sé cuántos minutos de estar viendo las imágenes de la novela que ya se estaba formando. No, no fue algo mágico, simplemente la historia ya estaba porque por años la medité y no supe como iniciarla. Ya con la luz prendida busqué el cuaderno más cercano. Hice varias anotaciones en un par de páginas. El mapa de la novela se iba trazando así como los personajes. Cuando creía que todos los datos ya estaban decidí volver a dormir.

La novela quedó en esperar porque no contaba aún con laptop, No era quien me dijeron ser la escribí en la computadora del trabajo y en una computadora viejita de escritorio de mi casa, la cual ya no quería usar por varios detalles que tenía.

En octubre pude por fin adquirir una laptop y comencé el ritual de ir a escribir a un café, rodeada de ruido blanco, de mesas con comensales en tertulia, con café americano con refill y un pan.

Karol fue tomando forma, la chica protagonista de La pieza que me faltaba iba contando la historia. Trabajé tres meses en ella y un borrador bastante en bruto quedó. Pero venía la otra parte: reescribir, dar coherencia, rellenar huecos, quitar y recortar, checar ortografía y sintaxis. Este fue un proceso que me llevó hasta abril del 2017.

¿Qué seguía ahora? Registrar ante derechos de autor e intentar encontrar una editorial. Seleccioné posibles editoriales y verifiqué sus exigencias. Sólo que sabía que me volvería a encontrar con el mismo problema que tuvo No era quien me dijeron ser, al ser una novela de temática transexual, sería muy difícil que se aceptara.

¿Por qué no mandé de nuevo a Bellaterra (editorial que me publicó mi primer libro)? Porque deseaba crecer e ir a una editorial más grande con mayor difusión.

Esperé entre 3 y 6 meses, el tiempo estándar en que alguna editorial te responde. No hubo respuestas. Dejé tranquila a Karol y La pieza que me faltaba y durante la espera seguí escribiendo, me enfoqué en los cuentos que es un género que me gusta mucho. Los que se gestaron distaban de los temas que he publicado, mas no de lo que me gusta escribir, que es el género fantástico y de ciencia ficción. Luego de ellos vino otro proyecto del cual aún no quiero hablar y que terminé en el 2018, para iniciar otro a mediados y el cual sigo trabajando.

La pieza que me faltaba se encontraba archivada y no quería se quedara ahí, así que tomé la decisión de publicarla por medio de Amazon, en formato eBook. Aunque me topé con la opción de generar también un libro impreso por medio de ello.

Aprendí a editar un eBook y a editar un libro impreso. No fue sencillo, sin embargo lo disfruté mucho, siempre me ha gustado aprender cosas nuevas acerca de los temas que me interesan.

El trabajo de edición con Amazon ha finalizado. El libro está disponible y lo dejo para ustedes, para leerlo en tablet, Kindle, celular y computadora. O adquirirlo impreso.

Si no hay editorial que apueste por tu trabajo, apuesta tú. Eso sí, date tu tiempo para revisar, corregir, dar forma y editar. Siempre hay que tratar de entregar el mejor trabajo a los demás. Gracias, espero que les guste el libro.

 

Alejandra Inclán

DyWVH-aVYAAtDOI.jpg large

 

 

Amalia siempre hacía esfuerzos enormes para alcanzarme, mientras gritaba: <<Carlos, Carlos, deja de correr así, te vas a ensuciar el vestido>>. Ya no me llamo Carlos. Dejé de hacerlo. Me bauticé como Karol. <<Karol, Karol, deja de correr así, vas a ensuciar tu vestido>>. Así es como realmente me gusta recordar aquella escena.

Cuando Karol nació fue entregada a un naciente orfanato para niñas. Le recibieron pensado que lo era para luego enterarse que en realidad era un niño, o al menos eso interpretaron por sus genitales.

Ir creciendo y darse cuenta de su realidad, ser adoptada y por un tiempo el intentar criarle como niño le trajo una tristeza no común en su temprana edad. Sus padres comprensivos buscaron la ayuda para entender y conducir a Karol de la manera correcta, para que no se sintiera incompleta. Así fue aceptada y criada como niña…

 

Disponible en eBook por medio de Amazon México

Disponible en eBook por Amazon España

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s