Del cuaderno de Alicia, entrada 0

Me pesa la soledad de la ausencia de mis tiempos, mis libertades, de las posibilidades, de las vidas no vividas, de los espacios no visitados, de los senderos no recorridos.

Me afecta la falta de pasos a ninguna parte, donde no me esperan, donde nadie sabe mi nombre y nadie percibe la estela que deja mi fantasma retrasado.

Me contraría la voluntad dormida cuando quiero huir, para desaparecer de todos, menos de mí, de mi reflejo en el espejo, donde proyecto mis sueños, la realidad alterna que a veces huele más verdadera, que la humedad de la casa que conmigo muere.

Alicia no tiene idea de la suerte que tuvo al entrar a un país de maravillas. ¿Qué espero yo? Tal vez a la liebre… ¿La liebre fue real? Quizás eso es lo que necesito: locura, entregarme a la irrealidad.

Suena el viento. Las hojas se mecen. Un vehículo pasa. Le doy la espalda a la escena. Ya no estoy en ella, ya nada me pesa, nada me falta, nada me contraría… Estoy lejos, no creo que me vean, puede que haya muerto, al menos para ellos… para ti que me estás leyendo.

15/03/2019

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s