Del cuaderno de Alicia, entrada 08

Aunque mi cuerpo no duela

Por: Alejandra Inclán

 

Quisiera tomar tus manos y fueran las de tu infancia, frágiles, pero sin pesares, sin dolores, sin rigidez, sin temores.

Que tu corazón no sintiera el abandono de Dios, devolverte la fe, sacarte todas tus lágrimas, que lavaran la amargura, que dejaran de ahogarte, que su salida dejara paz en tu alma.

Días de mi vida por tu salud, por tu alivio, por verte libre de los males de tu alma, que también padece rigidez, y yo sin saber cómo acariciarla para curarla.

Lamentablemente también somos cuerpo y duele que este no responda y que se deteriore. A veces me siento culpable por tener yo un cuerpo saludable.

Quiero tocar tus manitas, ¿me lo permites? Tal vez no te pueda curar, pero quiero que sepas que, aunque mi cuerpo no duela, si me duele el alma.

Te quiero, hermana.

 

201-11-2017

 

alice04a

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s