Del cuaderno de Alicia, entrada 13

Frágil

Por: Alejandra Inclán

 

La felicidad suele ser frágil. Las intensidades del corazón la ponen a vibrar, provocando la frecuencia correcta para que ocurra y nos inunde desde el físico a el alma, ¿o será del alma al físico?

Difícil descifrar por dónde empieza, si es por un estímulo interno, por algo visto, algo oído, el olor de un pastel recién horneado, por el gusto de probar una delicia, quizás alguna caricia.

La felicidad es frágil como unas zapatillas de cristal, no sabes en que paso se cuartearan, si perderás sin querer alguno de tus tacones, si tropezarás o si alguien te meterá el pie.

Sí, la felicidad es frágil, tanto que podemos caer y ver su armonía en mil pedazos. A veces no es un accidente lo que causa su fractura, sino nuestra vibración en descontrol, que ha separado las moléculas de lo que minutos antes habíamos podido abrazar.

 

20-03-2019

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s