Reseña #Libro Ensayo de orquesta

La literatura tiene la bondad de acercarnos a situaciones y aspectos que no están en nuestra cotidianidad y que por lo regular vemos desde fuera, sin preguntarnos las historias detrás de esas personas con las que no tenemos un contacto directo.

Mirar desde una butaca a una orquesta nos permite deleitarnos con sus interpretaciones, admirar la maestría que tienen para tocar instrumentos que por lo regular no son tan comunes en los hogares exceptuando la guitarra y el piano, este último en su modalidad de teclado o sintetizador.

Laura Baeza se arriesga con su libro Ensayo de orquesta a mostramos qué hay abajo del escenario, en cada vida de un músico. Historias que nos dan esa sensación de aproximación, porque al fin de cuentas los músicos son tan humanos como nosotros, sólo que esa separación que tenemos de verlos desde abajo nos hace imaginarlos en una vida más perfecta a la nuestra, cosa que dista mucho de la realidad.

Si no eres músico, no te preocupes, te identificaras de todas formas, y si lo eres, con más razón.

Los cuentos de Laura tienen un ritmo, una armonía y una melodía. Están escritos a modo que se siente que ella es músico, violinista. Sabe lo que cuenta y encuentra el punto exacto para contarlo de manera que sea interesante a todos.

Humanos, eso es lo que encontramos en cada sección en las que se divide el libro, como cuerdas, maderas, percusiones. Menciona instrumentos y se relacionan con las historias que siguen. El lado B de los músicos de orquesta, de las sinfónicas, de las filarmónicas.

Los libros de cuentos tienen la bondad de poder leerse en desorden ─aunque estén enlazados─, de ser independientes y conclusivos. Características que están presentes en este libro, pero, la verdad es un todo. Ninguna orquesta está completa si algunos de los instrumentos marcados en la partitura falta. En este libro no falta nada. Están los instrumentos designados, dándonos la interpretación que nos hace querer seguir con un cuento más.

Las mismas virtudes de un libro de cuentos también llegan a ser su punto débil, pues hay ocasiones que el lector no terminar un libro de este género al ser cada historia conclusiva. Cosa que en lo particular no me ocurrió con la obra de Laura Baeza, porque sentí que necesitaba conocerla toda, leerla ─escucharla como espectadora en una sala de conciertos─ hasta el final, vivir su cierre, pararme desde mi butaca imaginaria y aplaudir.

Esta reseña puede parecer exagerada, o muy abundante de elogios, y quizás sea así, y la razón es que se lo merece, porque pocos libros de cuentos me causan esa sensación.

El tema de la música es poco socorrido en obras literarias, al menos centrada en orquestas, en mi experiencia no conozco otra, aunque autores como Cortázar sí escribieron sobre músicos, como Charlie Parker ─saxofonista de jazz─, a quien bautizó en su obra “El perseguidor” como Johnny Carter. También Eusebio Ruvalcaba en “Elogio del demonio” centra sus relatos en la música ─del cual no puedo decir más porque no he tenido oportunidad de leerlo─.

Ensayo de orquesta, fue merecedor del premio de cuento breve Julio Torri en el 2017, publicado gracias al Fondo Editorial Tierra Adentro.

DT108myVY.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s