Reseña #Cine: Joker

Por lo general, cuando escribo la reseña de una película en este blog, es de cine mexicano, porque me gusta apoyar la industria nacional y porque la película me ha parecido buena. Claro, no excluiría alguna película extranjera que sienta merecedora de unas palabras, puesto hay muchas que por desgracia no tienen el peso, ni la distribución del cine comercial. Es por esto que no he intentado con anterioridad reseñar películas de las que todo mundo habla, ya que simplemente sería una opinión más entre los cientos que se hacen tanto escritas como en video.

Pero no puedo dejar de hablar en esta ocasión de Joker, personaje que aparece en cine sin Batman, aunque la presencia del murciélago está en toda la película, impregnándola y llevándonos a una amalgama del origen de estos dos personajes. No es la primera vez que se juega con ello, pues Tim Burton en su visión de Batman pone a un joven Joker como el asesino de los padres de Bruce Wayne.

Todos sabemos que el Joker está loco, sólo que en esta ocasión antes de convertirse en el Joker, Arthur Fleck, ya tiene padecimientos mentales que lo atormentan y meten en problemas, llevándolo a ser un antisocial, inestable y que no percibe la realidad como los demás. Un tipo con mala suerte, con malos días, con momentos de alegría ficticios que al final lo disgustan más.

Para aquellos que hemos pasado periodos donde todo se ha puesto en nuestra contra, donde hemos sufrido bullyn laboral, con un sueldo mediocre y sin apoyo moral de amigos o de una pareja, mirar a Arthur, es como contemplar un espejo en el que deseamos que la gente sepa que existimos y que merecemos respeto.

Arthur, no abraza la locura porque se le acaben los medicamentos, sino porque muchos en su vida lo han pisoteado, humillado, marginado. Fleck se cansó. Todos nos cansamos de situaciones así, sin embargo, los demonios libres de este hombre son demasiado grandes como para que tome un rumbo menos destructivo.

En el Joker no hay nada positivo. Son espejismos. No hay nada a lo que asirse. Arthur se deja caer al abismo, siente el aire en su cara y abraza sus desordenes mentales, para dejar de desplomarse y emerger como alguien diferente. Deja de ser el mismo que ríe a causa de un padecimiento mental, ha aprendido a disfrutar su risa involuntaria.

Todd Phillips en su guion juega con las posibilidades de que mucho de lo viste no sea más que una alucinación de Arthur. ¿Qué es real en esa historia? La locura. Si molestas a alguien cuerdo hay una reacción de su parte. Si molestas a alguien con padecimientos psiquiátricos ¿qué es lo que puede pasar?

Hasta las posibles certezas que encuentra Arthur se van desmoronando una a una, y le muestran “verdades” de forma cruda, sin tacto, sin un mínimo de respeto a sus sentimientos ni a su persona. Fleck está decepcionado y harto. Las mismas pruebas que descubre puede que también sean un engaño, como lo que escucha. Es en cierto punto que esto deja de importarle para librarse de los que simbolizan su fracaso como ser “civilizado”. Matar a tres desconocidos es el comienzo de su despertar. Sus ojos quedaron más abiertos cuando las mentiras de su madre surgen y conoce parte de su origen olvidado. Asesinarla es su renacimiento. El Joker se levanta y se prepara para decirle al mundo “Aquí estoy para que me escuchen reír”.

La historia no tiene momentos épicos de acción. Mucho de lo que ocurre parte de la mente de Arthur. Es observando a esta persona y entendiendo porciones de su dolor, que vamos descifrando sus motivaciones, esa paulatina conversión a su peor versión. Sólo una interpretación como la de Joaquin Phoenix puede expresar esta complejidad vertiginosa.

En otra comparación metafórica podemos decir que Arthur camina en la cuerda floja, cae de ella y se afianza con sus manos para usarla y ahorcar a quienes no le dieron su lugar. Ese convencimiento y adentramiento que provoca Phoenix es algo que no todos los actores lo logran. Humanizar a un personaje de comics para sentirlo tan aproximo a la realidad no es sencillo, por este motivo, con dificultad un actor que interpreta estos papeles se lleva el Oscar, aunque Heath Ledger lo logró. ¿Joaquin lo obtendrá? Por lo menos, en el imaginario de muchos, ya lo tiene.

Y denle un Oscar al Joker

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Muy buena reseña y como mencionas humaniza al personaje , lo que hace que uno seinta empatia con lo que esta viviendo. Mañana la veré.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por leer. No te la pierdas.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s