Almas ajenas (poema)

Por: Alejandra Inclán

No recuerdo cuándo empecé a amarte.

A través de los siglos viajamos sin encontrarnos,

con vidas opuestas, tomando otras bocas como nuestras,

haciéndonos almas ajenas.

Tu aroma en el aire

me recordaba el pasado de donde provenías,

donde moriste, donde me olvidaste,

donde yo dejé toda esperanza de encontrarte.

Coincidimos, no me reconociste…

Ya no me amas, no igual.

Tus pasados te han afectado.

Me sonríes sin reconocerme, sin besarme.

En esta vida ya no tengo tanto,

así que te conservo así,

observándote,

dejándote ser.

Aún no eres libre,

pero yo tampoco represento la libertad

que en otra era te mostré.

No soy tu camino, no soy tu amante…

Y te amo, como te amé en aquellos años,

cuando nuestros cabellos eran fuego cruzado

en un escenario de viejas sábanas.

Toco la foto que nos tomamos.

Sonreímos.

No lo puedes ver,

yo lloro en ella.

Para qué nos encontramos,

si ya no puedo ver tu desnudez,

y tú, no sabes cómo explorarme.

Vamos, bésame otra vez,

antes de que el tiempo vuelva a separamos,

y en el siguiente viaje, no coincidamos.

48290_1

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Muy bueno 👏👏👏

    Me gusta

    1. Gracias Pippo, viniendo de ti es algo grande.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s