Eres lindo y eres linda (poema)

Por: Alejandra Inclán Eres lindo, pero me gustas más cuando eres linda. Me agrada más tu rostro femenino, me das más confianza, puedo hablarte de cosas que de otra manera me callaría, por pudor o por falta de empatía. Sabes, los hombres no me gustan tanto, pero también son lindos, algunos, cuando se guardan su…

Tú habitas allá (poema)

Por: Alejandra Inclán Para GD En mis insomnios te pienso, aquí en la Tierra, mientras tú visitas lunas y otros planetas. Otras culturas y tiempos. Presentes torcidos y futuros escabrosos. Algunos utópicos, pero no libres de conflictos. Tú habitas allá, junto a la estrella brillante, en otra estrella que aún no nos deja ver su…

Donde actúas mejor (poema)

Por: Alejandra Inclán   Lloro contigo a mi lado, mis lágrimas son líquido transparente, sin embargo tú pintas mi alma, calientas mi espíritu, me entibias y me siento cobijada.   Aun con ello sigo llorando, pues no resuelves mis problemas, aunque sí me acompañas, cuando la soledad se pone agria y aromatizas mi entorno para…

Almas ajenas (poema)

Por: Alejandra Inclán No recuerdo cuándo empecé a amarte. A través de los siglos viajamos sin encontrarnos, con vidas opuestas, tomando otras bocas como nuestras, haciéndonos almas ajenas. Tu aroma en el aire me recordaba el pasado de donde provenías, donde moriste, donde me olvidaste, donde yo dejé toda esperanza de encontrarte. Coincidimos, no me…

Cruzado de un tiempo a otro (poema)

Por: Alejandra Inclán   He vivido muchas vidas y he cruzado de un tiempo a otro sin conciencia de a dónde me dirigía, pero iba con la seguridad de haber llegado a donde me necesitaban. No soy una viajera, soy una bruja, la bruja del tiempo. Ale Inclán

Un nuevo libro: Sentirte de a poco

SENTIRTE DE a poco son exploraciones al erotismo, haciendo imaginar una realidad que al final se devela muy diferente. La pluma se suelta con vida, sugerente y atrevida, donde la escritora realiza sus fantasías. Respira la sabiduría entre sus manos, aterriza en una realidad que la golpea, llenándola de impotencia. Toca su lado espiritual, descubriendo…

Pequeña (prosa poética)

Pequeña, así, entre la gente que me ve sin percibirme, sin oírme, sin darse cuenta que el peso de sus botas me asfixia. Pequeña, así, tratando de hacerme oír, haciendo señas para que no me pateen sin querer, para que no me extingan con su aliento invisible que me cubre en un remolino que a…

Del cuaderno de Alicia, entrada 14

Lo que me hiciste Por: Alejandra Inclán   No me había pasado nunca. Ni en sueños. Mi corazón se abrió diferente. Dejó de ser el mismo. No tienes idea de lo que me hiciste. No, no la tienes. Me cambiaste. Me transformaste. Nunca había tenido la preocupación de llegar temprano a casa, salir sin el…

Se me olvidan los nombres (prosa poética)

Por: Alejandra Inclán Se me olvidan los nombres, se van borrando, desaparecen de la memoria. Mis labios parecen querer pronunciarlos, pero no llegan a lograrlo. Se me han esfumado. Pasan los años. Ya no soy la de ayer. La que recordaba hasta el color de la ropa que traía cada persona a la que conocía….

Querida y húmeda novia (prosa poética)

Por: Alejandra Inclán   Me llega tu murmullo. La luz amarilla de la farola de la calle se complementa con el azul de ese cielo que deja de ser noche. Podría oírte por horas, contemplarte, correr afuera a abrazarte, y sonrío dándome otra vez vuelta en mi cama. Sigues tocando a mi ventana. Me agradas….

Aquel no (poema)

Por: Alejandra Inclán   Hoy recordé a qué sabían tus besos…   No te culpo por aquel no, por aquel temblor de nuestros cuerpos, por tu ausencia en la cama, por dejarme sola estando a mi lado.   No te vayas, que al menos la amistad no nos falle… Y calla, no vuelvas a decirme:…

Del cuaderno de Alicia, entrada 13

Frágil Por: Alejandra Inclán   La felicidad suele ser frágil. Las intensidades del corazón la ponen a vibrar, provocando la frecuencia correcta para que ocurra y nos inunde desde el físico a el alma, ¿o será del alma al físico? Difícil descifrar por dónde empieza, si es por un estímulo interno, por algo visto, algo…

Del cuaderno de Alicia, entrada 12

He entrado Por: Alejandra Inclán   Llegó provocándome una gran ansiedad. El sol no llegó con su presencia. Lo extrañé. Necesitaba calor. Mi corazón intranquilo precisaba luz para aterrizar en el concreto donde ya estaban plantados mis pies. Respiré. La música del café llegaba sutil a mis oídos. Mi bebida había perdido su calor, el…

Del cuaderno de Alicia, entrada 11

La amiga de todos Por: Alejandra Inclán   «Tú, Ale, eres la amiga de todos», dijo Lolo en aquella reunión. Me quedé pensando. Perdida en los recuerdos. Ella tenía razón, soy la amiga de todos ─de mi núcleo─, pero no somos amigos entre todos. Ahí es donde mi corazón dio un tumbo: ¿cómo poder estar…

Del cuaderno de Alicia, entrada 09

Perdiste la sonrisa Por: Alejandra Inclán   Perdiste la sonrisa, y yo un poco al saberlo. Ya no ves a la cámara con entusiasmo, algo en ti se ha quebrado. Tu alma no es la misma y yo he perdido un poco de la mía. He fallado como guardiana, se escapó frente a mí tu…

Veo rostros que se parecen a… (prosa poética)

Por: Alejandra Inclán   Veo rostros que se parecen a…  y los que conozco se me desparecen, van dejando de existir, me estoy olvidando de ellos. Los años han hecho estragos en mi cuerpo, en mi mente, en mis recuerdos. Ya no los veo, los extraño y ni siquiera puedo abrazarlos en la nostalgia. Ella…

Vivir a mi lado (Cuento)

Por: Alejandra Inclán   Llego a mi casa. Corro a mi cuarto. Mi ropa toda mojada, mostrando lo empapado que está mi corazón por el llanto reprimido durante todo el día. La lluvia suena triste y me causa frío. Sólo eso me faltaba, que mi cuerpo lo experimentara, porque en mi alma está el crudo…

Del cuaderno de Alicia, entrada 3

Lucho contra monstruos Por: Alejandra Inclán   ¿Miedo al fracaso? No. Pero sí tengo miedo. Todo lo que tengo ha sido por medio de mucho trabajo. A veces en exceso. Muchas veces de años. Hay quienes obtienen todo tan fácil y no puedo evitar preguntarme por qué tienen tal distinción. No lo entiendo. No soy…

Carta a Julio (Nací demasiado tarde)

En 1984 cursaba primero de primaria. Fue de mis pocos años felices de esa época. Hoy ya no lo recuerdo así, porque tú moriste. Nací demasiado tarde para conocerte e impactarme con tu voz, con tu palabra escrita, con tu sapiencia y ese ser revolucionario que fuiste. Me hubiera agradado mucho tener en ese año…

Un nuevo libro: La pieza que me faltaba

En el 2016 se publicó mi primer libro No era quien me dijeron ser. Finalizada la labor de edición entre el editor y yo descansé de la escritura unos días, hasta que en agosto, intentado dormir tuve un “epifanía”. Una historia que hace años me contaron tomó forma en mi mente y la empecé a…

Nostalgia azul (poema)

Por: Alejandra Inclán   Nostalgia azul por aquello que fue y  nunca fue. Por ese abrazo correspondido, por ese beso robado. Por el nosotros que nunca existió. Por tu tristeza, nuestra falta de comprensión. Por vivir en una realidad que no podía permanecer. Por haber soñado que había un hombre y una mujer, cuando hoy,…

La lluvia y la niña (poema)

Por: Alejandra Inclán   ¿Por qué los adultos relacionan la lluvia y el aire con la tragedia, aun cuando no llegue la mayoría de veces a ocasionar enormes desastres?   ¿Por qué dicen: “qué feo está el tiempo”?, si a mí me parece perfecto.   ¿Qué hay de feo en esa agua que da vida…

Tengo curiosidad de tus labios (poema)

Por: Alejandra Inclán   Tengo curiosidad de tus labios, de probarlos, de degustarlos, de morderlos, de absorber el dulce néctar con tintes agridulces, que de ellos emana.   Sentir tu humedad viviente y juguetona, mientras tus manos acarician mi tímido cuerpo, que a ratos se paralizaría, ante tu boca experimentada y melosa.   Sentir tu…

Un vestido para él (prosa poética)

Por: Alejandra Inclán   Un vestido para él, para cruzar los pasillos con altives, destacar mis formas, llamar su atención y los pliegues de la tela capturen su mirada. Un vestido para él, hoy que me llamó y me dijo: <<Vamos a vernos>>. Y yo, que hace tiempo lo perdoné, no supe decirle no. Un…

Perdona (poema)

Por: Alejandra Inclán   Perdona, aunque el rencor te atragante, aunque la ira amenace con sacar los peores demonios de ti.   Detente. Perdona. Vale la pena. No por ella, no por él. Por ti.   Perdona, aunque  no lo digas, no lo pronuncies, no lo demuestres. Deja que se vaya lo que te hace…

Más que una mujer (poema)

Por: Alejandra Inclán Nacimos sin ser, crecimos sin saber cómo ser, vivimos sin conocer el camino correcto y al final, quizás sin querer, quizás sin pretender o tal vez queriéndolo todo, desafiamos y nos encontramos con mil obstáculos para florecer, para ser más que una mujer…  

Te amo en colores (poema)

Por: Alejandra Inclán Te amo en colores. Te amo del blanco al negro, o sea, de extremo a extremo. Te amo complementariamente, del rojo al verde. Te amo contrariamente, del amarillo al violeta. Te amo en escala de grises, con todos los matices. Te amo en café, con los pies bien puestos sobre la tierra….

El extraño más triste (prosa poética)

Por: Alejandra Inclán Sólo la brisa marina agita y llena el espacio vacío donde alguna vez te observé sentado, donde tu cabello se alborotaba, mientras el color de tus ojos se perdía con la mar; a veces grises, a veces verdes, a veces azules. Nada será igual. Te observaba de lejos y eras el extraño…

La poesía salva (prosa poética)

Por: Alejandra Inclán ¿Por qué la poesía salva? Porque es más que rima y verso, porque es más que palabras amontonadas, porque lleva parte de mi alma, la cual te entrego. Porque en ella encuentro la fuerza necesaria para levantarme y llorar, cuando todo por dentro parece no funcionar.  Porque en su humilde belleza me…

Esto es poesía (cuento)

Por: Alejandra Inclán —¿Qué es poesía? ¿Lo puedes explicar? —Sí… —me dijo. Se acercó. Me abrazó. Una mano tocó mi cabeza. Acarició mi cabello. Estábamos en el precipicio. Se lanzó conmigo. Entonces me susurró al oído: —Caer al vacío y llenarse de él.  No tocar el suelo, sino ascender. Besarnos en este breve instante. Esto…

Aún niñas (cuento)

Por: Alejandra Inclán <<Lo mejor de ser adulta es algo tan maravilloso que tengo frente a mí, esa eres tú, hija>>, le dijo la adulta-niña a la infanta frente a ella. Esta sonrió y respondió: <<¡Qué bonito!>> <<Nunca dejes de ser niña, aunque crezcas y algunas veces tengas que actuar como grande>>, dijo la madre….

Hacernos el amor con las bocas (prosa poética)

Deberíamos hacernos el amor con las bocas. Tú pasivamente dejándome extraiga gotas de ti. Yo activa hasta que no tengas nada que pronunciar, para luego dejar que me provoques con tu tacto y fluyan las palabras de la misma manera que las saqué de ti, así, a gotitas, pronunciando palabras queditas, que susurran poéticamente para…

​Dos personas desconocidas (prosa poética)

Por: Alejandra Inclán No te quedaste conmigo, a pesar que mi esencia se quedó intacta. Sólo me quité la máscara, quedó descubierta mi apariencia verdadera amorfa  y sin forma. Te perdiste mis últimos años de alegrías, de mi oído sincero que te escuchaba cada noche, en mezclas de tristezas y absurdo existencialismo. ¿Dónde has quedado,…

Despertar contigo (cuento)

Me desperté contigo. Inmutable abrí mis ojos. Quise decir algo y mejor decidí no perturbarte. Es tan tierno sentirte en mi espacio, estar despreocupada, sonreír, y tal vez, volver a dormir envuelta en ti. Pero no quiero moverme, acomodarme, darme vuelta o algo más. Me da miedo hacerte desaparecer por mi imprudencia. Así que aguanto…