Reseña #Libro: Punto de quiebre

Mercedes y Matías. Una pareja de jóvenes unida por ideales periodísticos que los llevan de la universidad al periódico La República, en donde su distinto desempeño los lleva a separar caminos, por esa competencia laboral que a veces puede más que los sentimientos que los unen.

Punto de quiebre de Cristina Liceaga es una novela dentro del contexto político de México desde 1994, hasta el regreso del PRI al poder por medio de su candidato Peña Nieto.

Mercedes y Matías nos van llevando a recorrer aquellos acontecimientos en el país que parecen tan lejanos, pero que no nos distancian mucho, pues la única distancia es el olvido, la falta de memoria y con ello repetir historias. Como el triunfo de Vicente Fox, cuando el día de su elección miles se dieron cita en el zócalo de la ciudad de México para celebrar el cambio. No hay nada nuevo bajo el sol, aunque no lo recordemos.

Matías traiciona a Mercedes. Ante el dolor y el cinismo de Matías de no intentar reparar el daño causado ella, parte a Italia, se aleja, se exilia, no de su país, de Matías, de ella misma, olvidando que no importa dónde huya siempre cargará con su sentir.

¿Dónde está el Punto de quiebre esta novela? Conforme avanza la lectura los puntos pasan de uno al otro, afectando a la protagonista, al grado de que en un momento ella detiene su narración en primera persona, para narrar en tercera, porque ya no se reconoce a sí misma, dejó de ser ella, se fue entregando silenciosamente a la corrupción que ya cargaba Matías cuando lo encuentra de nuevo a su regreso a México.

¿Puede alguien cambiar tanto sus ideales de juventud por la comodidad que da estar del lado de la política? El ejercicio de la información política tiene dos bandos: desde los medios de comunicación y desde los departamentos de comunicación social de los distintos niveles de gobierno. Perspectivas diferentes que te muestran que nada es lo que aparenta y que no todo lo que se ve o vive se puede decir.

Mercedes lo comprende y se asquea de ella misma. Quiere volver a huir. Ella, como el pueblo de México parece no querer aprender la lección y volver a repetir los mismos errores, buscar las mismas salidas.

“¿Pequeña Mercedes, cuándo diablos vas a aprender? ¿Tan perdida estás de él?”, se pregunta la protagonista por esa relación de amor-odio que la mantiene sin poder dejarlo por completo.

Traición tras traición, eso es Punto de quiebre, el retrato de una pareja que simboliza al gobierno y al pueblo de nuestro país. Los “cambios” no siempre son lo que parecen y más vale dudar, observar y recordar, para no volvernos a desilusionar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s