Reseña #Libro: Conjunto vacío

_var_www_web.almadia.com_public_html_es_imagenes_9786074_978607411180

Pensar la literatura no sólo como palabras, sino también  como diagramas, esquemas, conjuntos explicados visualmente para una comprensión diferente a la que nos darían las palabras. Esa es la propuesta de Verónica Gerber en su libro Conjunto Vacío.

Verónica, el personaje de la novela, regresa a la casa materna luego de su ruptura amorosa con su pareja Tordo, para encontrar a su hermano y el vacío que dejó su mamá con su desaparición, quizás con su muerte, porque ni ella ni su hermano tienen en su mente el suceso que provocó su ausencia.

Verónica en ese período de duelo por el término de su relación, le consiguen un trabajo donde tiene que poner en orden las cosas una mujer que tiene algo en común con su madre, que son argentinas y ambas fueron afectadas por la dictadura de su país, lo que las llevó a México.

Reordenando cartas por fechas, por destinatario, poniendo fotos  de una temática con otra y uniendo diversos objetos con otros similares, aprende a conocer a Mayra. Crea conjuntos que la llevan a reflexiones y poco a poco a un nuevo enamoramiento con quien la contrató, el hijo de Mayra,.

Las ilusiones, los sucesos, las reflexiones, las relaciones, todo ello explicado en diagramas de Venn, que conjuntan las matemáticas con los sentimientos.  Cuando las palabras escasean o no tienen exactitud para expresar, los dibujos de Verónica nos exponen esos textos no escritos, cambiando nuestros esquemas reflexivos literariamente hablando.

Verónica invita a Alonso, el hijo de Mayra a un viaje al fin del mundo, donde el fin la alcanza antes, al darse cuenta que hay finales que llegan previos a un viaje y que el fin del mundo no lo es en realidad, pues se convierte en la posibilidad de volver cuando se le da la vuelta en “U” para regresar a lo que tal vez ya no sea igual.

Verónica Gerber consigue en su narración provocarnos la sensación de vacío, la falta de pertenencia, el abandono, el sentirnos fuera de los demás conjuntos. ¿A qué o a quién pertenecemos?

Se siente un exilio del personaje en muchos ámbitos y es eso lo que nos atrapa como lectores, el conocer más de las causas y entender porque cuesta tanto relacionarse con lo que parece cercano.

Se cuelan un par de tintes fantásticos en la casa materna de Verónica, dónde no llegamos a saber con exactitud si lo son, o si es el vacío el que lleva a ciertos olvidos o distracciones, no sólo a ella también a su hermano, pues ambos al final experimentan algo que los enfrenta con una realidad sin aparente explicación.

 

veronica-gerber-medium

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s