Elección (cuento)

Por: Alejandra Inclán

– ¿Crees que tengamos un destino ya trazado y qué no tenemos forma de escapar de él?

Me preguntó Saray, sin ningún dejo de angustia o ansiedad, sino con el más puro deseo de saber si éramos dueñas de nuestro propio destino, o si por el contrario, unas esclavas que sin importar nuestras sensaciones, anhelos y deseos, tendríamos que servir a los deseos de un dios que mueve las fichas en un tablero de ajedrez, sin consultarnos lo que en verdad pensamos de esos movimientos.

Respiré profundo. ¿Cómo responder a una cuestión tan trascendente y que por años muchos creyentes y no creyentes de una entidad superior, han tratado de explicar? ¿Imposible? Así lo creí por un momento. Cerré mis ojos apenas un segundo y la respuesta llegó a mi corazón, le escuché y supe que contestarle a mi querida amiga.

–Creo que nuestro destino está trazado. Pero, llegar a él puede ser un sufrimiento, una aventura, un deleite, una carga, algo sin emociones, o cualquier otra posible situación positiva o negativa, o una mezcla de ambas, ya sea que una tenga más peso que la otra.

–Me has dejado igual Vero –me dijo Saray.

Suspiré y mis ojos se cerraron de nuevo. El ejemplo perfecto me estaba llegando. Para Saray apenas fue un parpadeo, para mí una revelación que me había llevado toda una vida, y que con su pregunta se había activado el mecanismo espiritual, para terminar de desvelarlo.

–Te voy a dar un ejemplo simple. Tú naciste y creciste en Veracruz. Sin embargo algo te empuja a conocer el Distrito Federal. Sólo sabes que tienes que llegar allá. ¿Cuál sería la forma de llegar?

–Pues en autobús –me contestó con un tono que sugería un “obvio, no seas tan tonta” –. Aunque si tuviera el dinero suficiente me iría en avión.

–Tú misma has dicho la respuesta.

–¿Cómo?

–Veracruz es tu punto de partida, tu nacimiento. Pero tu destino trazado es llegar al DF. Sea la razón que sea, tienes que ir allá, sólo que tú eliges cómo. Tal vez no tengas control sobre tu destino, mas sí sobre el camino que te conduce a él.

–Ay, pero solo hay dos formas de llegar, porque por tren ya no se puede, ya no hay trenes de pasajeros en el país.

–¿Y qué te impide ir a pie, en bicicleta o en moto? Ir a pie representa varios días de camino, implica llevar casa de campaña, comida, ropa ligera, lámpara. Igual para ir en bicicleta. Si vas en moto, podrías pernotar en algún hotel de paso o descansar en algún restaurante. En cualquiera de estas tres formas, como la de ir en avión o en autobús, hará tu camino diferente, y lo vivirás diferente. Tu destino es uno, la elección de cómo hacer el camino será tuya, y hasta la que aparentemente parece más cómoda, tiene sus inconvenientes, como la brevedad.

Saray se quedó en silencio. Yo igual. La miré con una sonrisa dibujada en mis labios. Bajó su cabeza para casi inmediatamente levantarla y decirme:

–No había pensado en ello, en el camino, en cómo hacer el camino.

–Es porque los humanos nos preocupamos más de descifrar el destino final, y dejamos de disfrutar el verdadero viaje, la vida…

–Sí…

–¿Entonces qué eliges? En avión, autobús, bicicleta, moto o a pie

–No lo sé.

–Esa es la única respuesta en la que debes ocuparte en este momento y no dejarla pasar, porque cuando te des cuenta, te veras obligada a llegar ya al DF, y todo lo bueno que hubiera podido traerte el camino no estará.

–Qué complicada es la vida.

–Por cierto, iré a las playas vírgenes que hay cerca de mi pueblito, y ya decidí como disfrutarlas: caminando y recorriéndolas todas con mi mochila al hombro. ¿Vienes?

–No, prefiero ir a las de esta ciudad, a las que están detrás del hotel Mocambo.

–Bueno, ya hiciste tu elección, ojalá y no sea tan breve tu camino…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s